6 técnicas de estudio claves para el éxito

Utilizar técnicas de estudio adecuadas y adaptadas a uno mismo es, sin duda, clave para obtener el éxito. Al igual que sucede con cualquier trabajo que acometemos, al estudiar necesitamos ser más productivos y eficaces, y sólo lo conseguiremos si utilizamos las herramientas adecuadas.

Las técnicas de estudio son muy variadas, y el uso de una u otra dependerá de las diferentes fases o etapas de estudio en las que nos encontremos. Existen técnicas para tomar mejores apuntes, para mejorar la comprensión, la síntesis, la memorización, la organización y la planificación. Algunas estrategias son más eficaces que otras, dependerá de cada persona y de cómo llevemos a cabo la técnica elegida.

 

Según Víctor Soler, doctor en sociología, especialista en educación: “probablemente no es que el «niño» no valga para estudiar, sino que no está hecho para el tipo de metodología que domina en las aulas y que pasa por la memorización de contenidos para aprobar un examen en lugar de para aprender. Lamentablemente aprobar y aprender no son sinónimos y todos lo sabemos”.

Este artículo no va dirigido a «niños», pero con los adultos ocurre exactamente lo mismo. Escoger la técnica de estudio adecuada será clave para el éxito.

 

Técnicas de estudio

¿Cuáles son los mejores métodos de estudio?

1.La organización en el tiempo

¿Quién no ha dejado para el último momento el estudio de un examen o una prueba? Todo el mundo ha hecho esto en algún momento de su vida. Y siento decirte que es una práctica muy poco eficaz, aunque seguro que ya lo sabías. Si aplicamos un método (o más) de estudio distribuido en el tiempo, ganaremos conocimiento y confianza. Debemos distribuir el tiempo de trabajo, de estudio, de elaboración de temas y supuestos y compaginarlo majestuosamente con el tiempo suficiente para conseguir el correcto asentamiento de los conocimientos necesarios. Todo sin dejar de vivir, que también es muy importante.

 

2.No memorices, utiliza otras técnicas de comprensión

Querido opositor, a ver si nos queda claro de una vez por todas. MEMORIZAR sin comprensión, ¡NO SIRVE DE NADA! Está genial que se haga una primera lectura comprensiva y que se intente subrayar con jerarquía de colores, resumir, hacer mapas conceptuales, esquemas… Todo esto son estrategias que te ayudarán a asimilar los extensos contenidos propios de una oposición. Pero nunca, repito, nunca intentes aprender de memoria un temario entero, porque será imposible de retener, nos frustaremos y nos desmotivaremos al no ver progresos ni a corto ni a largo plazo.

 

3.Apuesta por la práctica

 La práctica beneficia claramente a cualquier persona que se enfrenta a un proceso de oposición. Es lo que afirman desde la Universidad de Kent y la Universidad de  Harvard, que  sitúan entre las técnicas para estudiar más exitosas la realización de ejercicios, cuestionarios, exposiciones, etc.  Afirman que así se logra conectar conocimiento y utilidad real… ¿ya lo has comprobado?

 

4.Date un respiro entre sesiones

Como ya mencionamos anteriormente, organizarse en el tiempo es crucial. Si piensas que puedes prepararte una oposición machacándote los últimos meses, estás cometiendo un grave error. Nuestro cerebro lleva su propio ritmo y no por estar un mayor número de horas sentado frente a los apuntes, nos irá mejor. De hecho está demostrado que tomarse pequeños descansos e intercalar estudio y trabajo, ayuda a la asimilación de contenidos. 

 

5.Combina estudio, trabajo, elaboración de temas, supuestos y programación

Otro gran error del opositor es centrarse sólo en una parte del proceso, los temas por ejemplo. ¿Cuántas personas han tenido la «suerte» de aprobar el primer examen y se encuentran que no pueden abordar la defensa de la programación porque ni siquiera tienen una elaborada? Es mucho más común de lo que nos pensamos. Para evitar esto, el opositor que quiere ganarse su plaza y no dejarla a la suerte debe ir compaginando la elaboración de los temas con los supuestos prácticos y la elaboración de la programación. Está claro que parece mucho trabajo, y es que lo es. De ahí que pusiera en primer lugar de la lista la organización en el tiempo. Ahí está la clave del éxito.

 

6.Se persistente y confía en ti mismo

Un proceso de oposición es como una maratón. Si nos desgastamos en los primeros kilómetros es seguro que no llegaremos a la meta, sin embargo, si nos dosificamos en el tiempo, somos persistentes y confiamos en nosotros mismos, las posibilidades de llegar a meta aumentarán considerablemente. 

 

Como ves no existe una fórmula mágica, ni una técnica de estudio perfecta. Las hay más o menos eficaces, más o menos motivadoras, y unas se adaptarán mejor que otras a nuestras necesidades. Lo que si está claro es que son herramientas necesarias si queremos tener el éxito esperado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.